BASES DE NUESTRA ENSEÑANZA


Nuestra enseñanza está basada en los estilos hatha yoga, yoga restaurativo y flow vinyasa. En este sendero, hemos orientado a decenas de practicantes en el reencuentro consigo mismo, para  abrir en sus vidas pautas de crecimiento y fortaleza interior.


Creemos que nuestro ser tiene formas naturales de sanarse (física y emocionalmente) y de encontrar balance. Sin entrar en mucho detalle, los cuerpos físico y energético tienen corrientes activas y vibrantes en sus anatomías, cuando la energía se bloquea dejando de fluir libremente, ese punto puede originar desbalance, enfermedades, dolores, rigidez, tics nerviosos, etc. Emocionalmente, un bloqueo puede suscitar melancolía, inquietud, nerviosismo, fatiga, pensamientos negativos recurrentes, conductas autodestructivas, etc. A través de posturas firmes y cómodas, el yoga activa o relaja, presiona o libera, estira o contrae, calienta o enfría, energiza y desbloquea, esos puntos. El resultado de la práctica disciplinada y constante, es la obtención de balance integral, de mejor salud y un estado de vibración elevada generador de un mayor poder personal.

 

Momento de una clase de R. Carcaño, XI 2009


A grosso modo, la estructura de nuestras secuencias está planeada para activar y equilibrar el flujo de la energía vital, despejar esos bloqueos y generar bienestar desde adentro, al estimular los sistemas endócrino, circulatorio, linfático, muscular y los órganos internos. Sin embargo, como ya citamos, la cima de la práctica del hatha yoga nos permite acceder a experiencias más sutiles, después de dar los primeros pasos: relajar el cuerpo y sus centros nerviosos, controlar las emociones y enfocar la mente. Ahí, es donde comienza la aventura.


Desde esta perspectiva, la postura es una herramienta para aprender más sobre uno mismo incrementando el nivel de conciencia. Su ejecución firme (sthira) y relajada (sukha), sin poner más energía física que la necesaria, genera efectos en nosotros a distintos niveles. Las variables involucradas en la calidad de la experiencia son causales, a veces indescifrables y únicas en cada persona. El apego al resultado en yoga es futil. Lo verdaderamente importante es la experiencia misma vivida momento a momento.

 

Momento del curso Inmersión al Yoga, Celeya, V 2010 


Así, el yoga es un sistema integrador del Ser, que aporta al practicante una pausa dedicada a sí mismo, lejos de su absorbente problemática cotidiana, para vivir el valioso momento presente sin cargar más el pasado sobre los hombros y sin temor al futuro. Estar presente, es estar en estado de yoga, esto centra y une sin distracción la mente, cuerpo, emociones y espíritu, en una sola dirección: darse cuenta... Una experiencia profunda de sí mismo, eso es yoga.

 

 

 

 

 

 

© 2017 HATHA YOGA MEXICO

86030